En pocos meses todo lo que conocíamos se ha dado la vuelta. La situación actual nos ha llevado a repensar aspectos esenciales de nuestras vidas y a actuar en consecuencia, cambiando desde cómo nos relacionamos entre nosotros hasta la forma de comprar y disfrutar del ocio. Como no podía ser de otra manera, la moda atraviesa simultáneamente un proceso de renovación; inevitablemente, los cambios sociales y culturales se extienden a todas las actividades.

Saint Laurent

Uno de los primeros giros de este año fue el anuncio de Saint Laurent de salir de la agenda habitual de la moda. Abandonando la exagerada velocidad de la industria, Anthony Vaccarello y Saint Laurent presentarán sus próximas colecciones “recuperando el control de su ritmo” y dejarán atrás el extenso calendario de citas al que nos han acostumbrado.

Siguiendo esa línea, Alessandro Michele y Gucci anunciaron el pasado mayo que la firma de Milán comenzaría a marchar a su propio compás. La nueva estrategia de Michele para Gucci pasa por dos únicos desfiles sin una temporada específica, lo que conecta directamente con el fondo de su proyecto Gucci Equilibrium, desde el que se impulsan iniciativas para reducir la huella ambiental de la firma y generar un cambio positivo para las personas y el planeta.

Matthew M. Williams Givenchy

Las novedades continuaron sucediéndose con rapidez y, a mediados de junio, Matthew M. Williams fue nombrado director creativo de Givenchy, quien promete diseñar para una nueva era centrada en la “modernidad y la inclusividad”. Esta no es la primera vez que las firmas recurren a diseñadores poco ortodoxos: Virgil Abloh, fundador de Off-White, es el director creativo de Louis Vuitton y Demna Gvasalia, cofundador de Vetements, está al frente de Balenciaga desde 2015.

Este mes esperábamos con especial interés la semana de la moda. Las experiencias físicas son difícilmente reemplazables, pero la versión digital de la cita está dejando una impresión positiva, con propuestas que van más allá de mostrar desfiles en plataformas de vídeo.

Loewe Show in a Box

En el capítulo de París (finalizado a principios de la semana pasada) Jonathan Anderson y Loewe dieron un salto cualitativo hacia el mundo de las nuevas posibilidades. Junto a una presentación virtual y un evento de 24 horas lleno de contenidos online, Anderson diseñó ‘Show-in-a-Box’, una caja de archivos que plasma todo el proceso creativo de la colección en una experiencia táctil que recoge desde las inspiraciones iniciales hasta el escenario del espectáculo.

Prada también dejó un buen sabor de boca en el primer día de la semana de la moda digital de Milán. Miuccia (que a partir de ahora diseñará junto a Raf Simons, debutando en septiembre) recurrió a la transmisión en directo en vídeo, reuniendo las perspectivas creativas de Terence Nance, Joanna Piotrowska, Martine Syms, Juergen Teller y Willy Vanderperre en una pieza audiovisual de 11 minutos que, en cinco capítulos, da una visión particular de la colección, en la que la firma continúa con su personal conversación entre lo clásico y lo futurista.

Parece claro que estamos atravesando un momento de cambios que definirá el futuro del mundo de la moda. La profundidad y cómo responderemos a ellos solo el tiempo lo podrá decir; nosotros estamos deseando ver cómo avanza.